Cómo Gestionar Permiso Sanitario Para Bodegas

El permiso sanitario es una autorización por parte del estado, en el que hace constar que el espacio donde se pretende vender cuenta con los elementos de higiene básicos para almacenar y producir alimentos, si es el caso. Aquí te explicaremos cómo sacar el permiso sanitario para bodegas y otros detalles que podrían interesarte antes de hacer el trámite.

En pocas palabras, el control sanitario se gestiona a través de una planilla, en la que es posible colocar datos relacionados al espacio que deseas que inspeccionen. Solo es otro requisito más a la hora de emprender un negocio en el que pretendan comercializar alimentos, pues la idea es evitar contaminación, presencia de animales dañitos u algún otro peligro inminente.

Índice

Gestionar un Permiso sanitario para bodegas. ¿Para qué, por qué?

Cómo Gestionar Permiso Sanitario Para Bodegas
El SACS en línea, consulta.

Solo hay una forma de hacer una solicitud de permiso sanitario, y es a través del órgano autorizado para emitir la orden. Se llama Contraloría Sanitaria, y se encarga de velar por el estado físico de cualquier almacén antes de darle permisos de producir o vender. Esto no solo incluye a los sitios que relacionan con la elaboración de comidas, sino de cosméticos y detergentes.

Cuando una empresa tiene la idea fabricar hay estatutos que necesitan cumplirse por el bien de la salud pública, por esa razón es que el gobierno regula muy bien los espacios, instalaciones y procedimientos que se llevan a cabo en dicho lugar. También se incluye a los empleados que tendrán contacto directo con el producto, de hecho, se les emite una tarjeta de aprobación.

Esa tarjeta de aprobación tiene un sentido informativo, para garantizar a través de ella que el trabajador se encuentra sano y apto para manejar productos que podría influir directamente en el bienestar de una sociedad. Podría incluir a cualquier gerente, supervisor u obrero, pues todos ellos están en contacto permanente con los materiales y herramientas de producción.

Cuando es el caso de comida es aún mucho más delicado, la contaminación alimentaria existe y las personas tienen derechos civiles que los amparan ante situaciones de negligencia. Par evitar demandas y otras acciones legales por manejo inadecuado de una bodega, es posible que cada empresa se respalde con los permisos legales que el gobierno proporciona para cada caso.

1. Permiso sanitario de la Contraloría Sanitaria, lo que debes saber

Este certificado lo que implica es que el gobierno se encarga de asistir a un espacio donde se fabrica o se comercializa un producto, para inspeccionar y luego aprobar o desaprobar. Existen parámetros básicos que van a ser observados y así emitir la certificación que atañe a esa compañía en específico. Puede ser un procedimiento muy amplio, aunque por lo general se relaciona con la comida.

Esto último es importante, porque es lo que evita que las comunidades lleven a su mesa carne o pollo en estado de descomposición. También porque se necesita orden en la emisión de simillas, ya que con el producto final se abastecen los mercados nacionales, y un fallo de higiene, podría acabar con la inversión de toda una temporada y generar enfermedades graves.

Es importante además, que toda empresa tenga muy en claro que la solicitud de este permiso es bueno tanto como para el cliente como para la misma compañía, y debe gestionarse antes de producirse porque se pueden acarrear problemas legales. Claro está, si una fábrica comienza a trabajar sin permisos, cualquier ente gubernamental está autorizado para cerrarla.

Lo ideal es que esto sea tomado en cuenta durante la constitución de las finanzas y piso legal, justo antes de dar rienda suelta a las operaciones. Por otra parte, no es un permiso que dura toda la vida, las condiciones cambian por diversos motivos y circunstancias, es por ello que necesitará renovarse con frecuencia una vez que se haya emitido la primera vez.

2. El inicio del proceso lo determina la planilla

El paso inicial es solicitar, a través del Servicio de Contraloría, una planilla para llenar tus datos, y así darle a conocer a la empresa qué tipo de espacio es el que manejas, con que propósitos y bajo qué condiciones. Lo que estás informando allí debe ir de tu cuenta, es decir, a tu conformidad como propietario, empleado o gerente.

La idea es que después que solicites planilla y la llenes, la lleves al órgano encargado para que te la reciben. Ellos van a asegurarse de que los datos que ahí colocaste son reales, que correspondan con los otros requisitos que envíes, que todo esté en buenas condiciones físicas para poder procesar la solicitud.

▷También puedes leer: Cómo Sacar El Certificado de Salud en Venezuela▷

La autorización final la da el Ministerio del Poder Popular para la Salud, que a través de la contraloría da su visto bueno en el certificado, expresado a través de un sello que tiene validez nacional. Aplica para restaurantes y hoteles, ya que ahí se elabora y se almacena comida en grandes cantidades. Además, existe contacto permanente con materiales de cocina, cubiertos y otros detalles que deberán ser vigilados por higiene.

Dependiendo del lugar, deberá ser renovada cada un año, o dos años, donde el procedimiento de solicitud de planilla, entrega de recaudos, sello y entrega del documentación sanitaria y renovación de ella cada vez que sea necesario se repite en un ciclo muy necesario. Cuando no se posee el permiso, la compañía podría enfrentar desde una multa hasta el cierre definitivo.

3. Descarga de la planilla y procedimiento para llenarla

La manera más fácil de lograr llenar esa planilla es a través de la web, actualmente todas las solicitudes gubernamentales están sistematizadas, y el documento está en la web. Solo hay que acceder a la página oficial de la Contraloría Sanitaria. Específicamente en la sección que indica “Formulario de solicitud de Registro Sanitario”, que es donde está el archivo.

Este documento lo puedes imprimir directamente una vez que hayas colocados todos los datos, aunque también existe la opción de guárdalo en tu computadora. Lo ideal es tenerlo impreso e incluso plastificado, para que te funcione en las distintas atribuciones legales que podrías tomar durante todo el año  sin dañarse o doblarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir